El paciente y el cuidador en la navidad: puntos a considerar

• agosto 11, 2012 • Comments (0)

Por: Irving E. Vega, Ph.D.

Neurocientífico

Debido a las actividades, reuniones y presión comercial, en estos días festivos existen muchas instancias en que la ansiedad, angustia y/o depresión pueden llenar nuestros corazones. Los pacientes de Alzheimer, Parkinson, esclerosis múltiples y otras enfermedades neurodegenerativas, y sus cuidadores están más propensos a esos sentimientos que la población en general debido a la gran carga, preocupación e incapacidad que estas enfermedades representan a todos en la familia.

¿Qué podemos hacer para prevenir situaciones difíciles y permitir un respiro a los cuidadores? Con un enfoque principal a pacientes con Alzheimer y sus cuidadores, les presento una seria de puntos a considerar.

1) Oportunidad para ejercitar la memoria. Esta época navideña en donde recordamos aún más a nuestros familiares y amigos es momento de sacar esos álbumes de fotos y ejercitar la memoria. Pregunte por nombres, eventos, fechas, y situaciones que se encuentran enmarcadas en las fotos. Claro, esta actividad depende del nivel progresivo del paciente. Entonces, esto es más propicio para niveles leves y moderados de la enfermedad de Alzheimer y Parkinson. Pasar las páginas del álbum de fotos frente a un paciente en estado severo estimula el cerebro aunque no se reciba respuesta.

2) Ejercicio físico. En la región del Caribe las temperaturas placenteras de la mañana se extienden por varias horas. Hasta las 10:00AM todavía se puede sentir una temperatura agradable que nos invita a pasar más tiempo fuera del hogar. Actividades que tanto el paciente como el cuidador pueden disfrutar son: caminar, meditar en una sombra, contemplar la naturaleza, echarles agua a las plantas, dibujar o leer al aire libre. Las mismas se pueden realizar en el hogar. Incluya visitas a parques de recreo o lugares turísticos que se encuentren cerca de la residencia. Estas y otras actividades físicas son cruciales para la memoria y conducta del paciente. Además, ayudan al cuidador a relajarse a través de la meditación y ejercicio.

3) No se puede cambiar la rutina. Dependiendo el nivel progresivo, hay pacientes que no toleran los cambios o algarabías autóctonas de nuestro folklore hispano en el tiempo navideño. Por tanto es importante mantener a estos pacientes protegidos de cambios súbitos de ruido, cantidad de personas en el hogar y visitas prolongadas. Es preferible comunicarles a los familiares y amigos la situación en la que se encuentra el paciente y no sentir pena o vergüenza en decir que la visita llega en un momento no oportuno. Es una buena estrategia incluir una hora al día en donde el paciente reciba visitas. Ese horario se le puede comunicar a los familiares y amigos para que hagan los arreglos pertinentes. No esta mal anunciar cualquier tema que sea inapropiado para discutir ante el paciente. Por último, en lo que se permita, se puede discutir con el paciente la alternativa de visitar a algún familiar cercano durante ese horario. Es importante que esa visita sea a un familiar o amigo que entienda la condición o se informe al respecto.

4) Fiestas Navideñas en la familia. Aunque es importante que tanto el paciente como el cuidador se integren a las celebraciones familiares, hay que tener en cuenta varios aspectos importantes. Por ejemplo, algunos pacientes de Alzheimer y otros tipos de demencia padecen de “Sun-downing”. Esto quiere decir que al caer la noche sufren de ataques de ansiedad. La identificación de este fenómeno en el paciente es crucial para poder determinar a que actividades el/ella pueden asistir.  Igual que el punto anterior, el paciente no puede salir de su rutina. Los pacientes de Alzheimer tienden a perder el ciclo del día/noche según progresa la enfermedad. Asistir a una fiesta que se prolongue hasta largas horas de la noche o madrugada puede afectar al paciente. Por tanto, fiestas que se organicen en el hogar del paciente deben tomar en consideración el horario rutinario de este.

5) Respiro al cuidador. En estos tiempos en que muchas personas toman vacaciones, el cuidador principal debe comunicarle a los familiares que es momento de tomar  vacaciones también. No sienta pena ni se sienta culpable y mucho menos piense que usted es el/la única(o) que sabe cuidar a su ser querido. Salga y disfrute de aire fresco y de una buena fiesta. De no tener ayuda, es importante que consiga a una persona de confianza (que el paciente conozca) para que se haga cargo mientras usted disfruta de unas merecidas horas de sosiego.

6) Regalos navideños. Es hora de hacer la lista a Santa, Niñito Jesús, los tres Reyes Magos y hasta para las octavitas.Los pacientes y cuidadores deben aprovechar esta época en donde los familiares y amigos hacen regalos para abrir su registro de regalos en cualquier mega tienda o solicitar que el obsequio sea en efectivo.No sea tímido(a). ¿Qué usted va hacer con un juego de ollas que ya tiene o con ropa para dormir de diferentes colores?  Comuníqueles a sus familiares y amigos la lista de regalos que reúne artículos esenciales para el paciente y para usted (cuidador) también. Este es el momento para que le regalen artículos que le pueden facilitar el cuidado del paciente y obtener todo lo que necesite.

¡Espero que tengan una Feliz Navidad!

Tags: ,

Category: Neurología

Comments

Comments (0)

Trackback URL | Comments RSS Feed

There are no comments yet. Why not be the first to speak your mind.

Go Ahead, Speak Your Mind




If you want a picture to show with your comment, go get a Gravatar.

Escriba el código de la imagen *

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD

%d personas les gusta esto: