spot_imgspot_img

Cirugía Ambulatoria en Niños

dr.-humberto-lugo-reportemedico
Dr. Humberto L. Lugo-Vicente

Por: Humberto L. Lugo-Vicente, MD, FACS, FAAP

Cirujano Pediátrico

Durante los pasados años hemos visto una proliferación y resurgimiento en nuestros hospitales de centros y áreas específicas diseñadas para proveer cuidado quirúrgico de forma ambulatoria, tanto en adultos como en niños. Me refiero a procedimientos quirúrgicos donde el paciente viene de su hogar usualmente en ayunas y regresa a su casa el mismo día luego de la intervención.

Los niños no son una excepción y el concepto de cirugía ambulatoria en ellos no es nuevo. En 1909 se reportaron 9,000 procedimientos de esta naturaleza en Glasgow, Escocia, muchos de ellos practicados en la edad pediátrica. Actualmente entre un 70-80% de la cirugía en infantes y niños se hace de forma ambulatoria.

Existen buenas razones para promover la cirugía ambulatoria pediátrica: reduce los costos médicos asociados y aumenta la disponibilidad de camas del hospital para otro tipo de paciente.

No existe duda que se deben observar criterios estrictos de selectividad al decidir que niños se debe o no someter a cirugía ambulatoria, y cuales deben permanecer bajo observación en el hospital. Algunos de estos criterios que se utilizan son: (1) que el procedimiento sea electivo, corto (de menos de dos horas de duración), limpio y no contaminado, (2) que el pacientito no sea un prematuro con problemas cardio-respiratorios y/o neurológicos severos asociados, y (3) que los padres puedan comprender la situación, cooperar y residir a menos de una hora de las facilidades hospitalarias con teléfono disponible.

Para el niño en particular las grandes ventajas de proveerle cuidado quirúrgico de forma ambulatoria son: reducir su ansiedad de separación, evitarle la ansiedad relacionada al muestreo y sondeo regular intra-hospitalario que el desconoce y le produce temor, y disminuir las posibilidades de contaminación nosocomial hospitalaria que pueda causarle una infección respiratoria, gastrointestinal o de herida al colonizarse con la flora viral y bacteriana del hospital. Se estima que en una hospitalización electiva de dos días, un promedio de  20 a 25 miembros del personal  paramédico y médico tiene contacto directo con un paciente.

La recuperación postoperatoria del paciente pediátrico puede ser más crucial que la del adulto. Se estima que entre un 3 a 4% de los infantes y niños pueden tener algún tipo de complicación mayor durante la recuperación post-anestesia. Entre las complicaciones más comunes que se pueden encontrar son: (1) vómitos postoperatorios: ocurren en 2-5% de todos los pacientes pediátricos quirúrgicos. Es más común en los adolescentes, pacientes que padecen de mareo, y en cirugía de ojo. (2) croup postintubación: tiene un curso limitante y benigno en general. Ocurre en 1 a 6% de los niños, es más común luego de cirugía en la cabeza o el cuello, en niños de 1 a 4 años de edad y cuando la intubación endotraqueal es difícil o tiene que repetirse en un lapso de tiempo corto. (3) Finalmente puede ocurrir una reducción en la saturación de oxígeno durante la recuperación si el pacientito está bajo los efectos de la anestesia. Esta se maneja con oxígeno suplementario por máscara.

Entre los procedimientos que los cirujanos pediátricos más comúnmente hacemos de forma ambulatoria son: reparo de hernias inguinales e hidroceles, bajar y fijar testículos sin descender, escisión de masas pequeñas en cabeza y cuello, biopsias, y otros.

No hay duda que la cirugía ambulatoria ha revolucionado el cuidado perioperatorio de nuestros infantes y niños.

Get in Touch

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Escriba el código de la imagen *

spot_imgspot_img

Related Articles

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD