spot_imgspot_img

El sonido herramienta útil para llevar a cabo con éxito procesos de aprendizaje y sanación

sonido-reportemedico

Por: Dra. Anissa V. Hernández, Psiquiatra, Master Riki

El uso del sonido y la música han sido utilizados por milenios como técnicas poderosas de sanación. En la antigüedad, los chamanes indígenas y curanderos utilizaban instrumentos tales como la voz humana, tambores, flautas y percusión, que llevaban a las personas a alterar su estado de conciencia. La ciencia moderna se ha dedicado a estudiar este fenómeno y encontró, en repetidos experimentos, que el sonido cambia la actividad neutral del cerebro. Se han encontrado en estudios de tomografía de emisión de protones (PET Scan, en inglés) que el sonido puro y la música estimulan el aumento de actividad celular en el hemisferio no dominante, que para la mayoría de las personas es el lado derecho. Este hemisferio trabaja con las funciones cerebrales relacionadas con la creatividad, la intuición, procesa la información espacial y el lenguaje no verbal. Por otro lado, el hemisferio dominante del cerebro (el lado izquierdo) se relaciona con el procesamiento del lenguaje, la lógica y el razonamiento. Cuando el hemisferio no dominante es estimulado, como es el caso de la utilización del sonido, se genera un aumento en estados de conciencia no ordinarios. Esto ocurre así, ya que el hemisferio no dominante se encarga de regular los aspectos espaciales e intuitivos de nuestra inteligencia. También implica que nuestros sentidos se pueden refinar aún más.

Hay sonidos con específicas frecuencias vibratorias que regulan las ondas cerebrales de tal manera que crean un balance en la producción de las mismas. Estas frecuencias se conocen como sonidos. En estudios clínicos se ha podido comprobar que estos sonidos binaurales estimulan la producción de ondas Alfa (que se pueden experimentar en estados de relajación, o cuando uno simplemente tiene los ojos cerrados), ondas Beta (que son las encargadas del enfoque y la concentración) y ondas Delta y Theta (se aprecian en estados de meditación profundos y en el sueño conciliador). Al haber un re-arreglo de las ondas cerebrales, ambos hemisferios cerebrales utilizan más neuronas de asociación y se comparte más información entre las células neuronales. Esta acción genera un balance entre ambos hemisferios cerebrales. Al haber esta sincronización entre ambas partes, propicia que la persona esté más relajada y en estado de alerta lo cual le ayuda a prevenir estrés y a manejar mejor los momentos de crisis.

Hay varios sistemas que utilizan el concepto de los sonidos binaurales. Los más conocidos son el Sistema Hemi-Sinc y los calderos tibetanos (Tibetan “singing bowls”). La terapia con música es una excelente manera de prevenir las enfermedades. El sonido es capaz de disolver energías potencialmente dañinas que pudieran de alguna manera atacar el cuerpo físico, al igual que al cuerpo emocional y a la mente.

SE HA ENCONTRADO QUE EL SONIDO PUEDE SER SANADOR PARA LAS SIGUIENTES CONDICIONES:

1. Mejora y aumenta la concentración, la creatividad y la visión física, mental y espiritual.

2. La curación de cánceres y tumores puede obtenerse con la práctica frecuente de la sonidoterapia.

3. Restablecimiento del sistema endocrino mediante la vibración de la pituitaria.

4. Alivio de sinusitis y dolores de cabeza.

5. Equilibrio y limpieza del campo energético y los diferentes centros energéticos a lo largo de todo el cuerpo físico (conocidos como aura y chackras, respectivamente).

Get in Touch

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Escriba el código de la imagen *

spot_imgspot_img

Related Articles

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD