spot_imgspot_img

Miomas uterinos: tumores benignos y frecuentes en la mujer

Dra. Cynthia Van Pratt

Por: Dra. Cynthia Van Pratt

Ginecóloga y Obstetra

Los miomas uterinos también son conocidos como miomatosis uterina, leiomiomatosis, leiomiomas, fibromiomatosis o fibromas uterinos. Este problema de salud tiene diferentes denominaciones, sin embargo, estamos hablando de la misma patología.

Los miomas uterinos son los tumores benignos más frecuentes en la mujer, principalmente en la edad de etapa reproductiva. Se estima que entre un 20% a un 50% de las féminas en esa etapa pueden padecerlos. El incremento de la prevalencia es progresivo conforme pasa la edad. Sin embargo, al llegar a la etapa de la menopausia, el decremento del tamaño, presentación y complicaciones se reducen de forma importante debido a la falta de producción hormonal. El crecimiento de los miomas es estimulado por las hormonas femeninas, como son básicamente los estrógenos y la progesterona. En etapa reproductiva, se encuentran en sus niveles más elevados, y en el período de la menopausia, al cesar esta producción hormonal, se ven disminuidos.

Existen diversos signos y síntomas que nos hacen pensar a los gineco-obstetras en miomatosis uterina, aun cuando no se ha confirmado el diagnóstico por ultrasonografía, o no ha habido un efecto notable en el crecimiento del útero (matriz).

Los miomas o fibromas uterinos son tumores de las células del músculo de la matriz, que se clasifican de acuerdo a su tamaño. Los de pequeños elementos son de 2 cm o menos; los de mediano elemento se encuentran entre los 2 y 5 cm de diámetro y finalmente los de grandes elementos superan los 5 cm.

El tamaño es importante desde el punto de vista sintomatológico. Aunque no necesariamente los más grandes causan los mayores problemas, sí son los más fáciles de diagnosticar. Causan aumento en el tamaño de la matriz y se pueden palpar a través del abdomen.

Otra situación importante de la presentación de los miomas es su ubicación. La matriz (útero)  tiene diferentes capas y en cada una de ellas pueden desarrollarse los miomas. Pueden ser subserosos (por debajo de la serosa, la capa más externa de la matriz), intramurales (los cuales se encuentran dentro del músculo de la matriz, son intermedios) y los submucosos (en la parte más interna de la matriz). Estos últimos son los que más problemas de hemorragias o alteraciones en la fertilidad de la mujer pueden ocasionar, aunque todos en general traen trastornos

La presencia o severidad de los síntomas asociados va a depender de cuantos miomas son, del tamaño y la ubicación. Estos son: sensación de opresión o inflamación del vientre (pélvica), cólicos menstruales (dismenorrea), hemorragia uterina anormal, trastornos o disfunción en órganos adyacentes como son el intestino grueso y la vejiga y disfunción reproductiva incluyendo infertilidad. Muchas pacientes son asintomáticas y  el diagnóstico resulta de un hallazgo casual.

Se estima que aproximadamente el 30% de las mujeres que tiene miomas experimentan anormalidades o trastornos en el ciclo menstrual, como la menorragia, (menstruaciones muy abundantes, incluso con formación y expulsión de coágulos) que es la anormalidad más común.

La miomatosis uterina puede ser causa hasta de un 40% de las indicaciones para realizar una histerectomía (cirugía de extracción de la matriz). Para las mujeres que desean conservar su matriz por la edad, por su paridad insatisfecha o por otras razones, existen diversos tratamientos médicos.

El tratamiento va enfocado a las necesidades personales de cada paciente y a la clasificación de los miomas. Depende de la edad de la paciente, de la paridad de la mujer, del tamaño de los miomas y de la ubicación de los mismos. Se pueden manejar tratamientos o terapias que manipulan la producción hormonal con el propósito de ocasionar regresión o disminución del tamaño de los miomas. Es importante comentar que, durante estos tratamientos, es como si se les ocasionara una menopausia medicamentosa a la paciente la cual es totalmente reversible al suspenderse el tratamiento. Se realiza con la finalidad de una futura maternidad, sin embargo, al suspenderse el tratamiento e irse restableciendo la producción hormonal puede ser que vuelvan a crecer.

Definitivamente el manejo, las opciones de tratamiento y el pronóstico se establece en función de cada paciente. Les recomiendo que acudan a su gineco-obstetra, que es el especialista en el manejo de estos tumores y quien mejor puede asesorarles al respecto.

Get in Touch

  1. pregunto si estos tumores provocan dolores estomacales, a mi madre la diagnosticaron y no soporta los dolores, es esto normal?

  2. necesito ayuda mi esposa tiene tumores mu grandes y no se puede embarazar, le van a quitar la matriz pero no quiere que le quiten. los miomas crecen cada semana de 3 a 5 milímetros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Escriba el código de la imagen *

spot_imgspot_img

Related Articles

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD