spot_imgspot_img

Octubre también es el Mes Internacional de la Trombosis

Rudolf Virchow, médico alemán y padre de la patología moderna, demostró en 1848 que era falso que la mayoría de las enfermedades se produjeran por la inflamación de las venas, sino que las “masas” que se presentan en los vasos sanguíneos eran el resultado de una “trombosis”, y que fragmentos de los coágulos o trombos, pueden quedar atrapados en vasos pequeños y dañar seriamente los tejidos circundantes. En honor de su natalicio se celebra,  el 13 de octubre, el Día Mundial de la Trombosis.

Esta es una iniciativa que lidera la International Society on Thrombosis and Haemostasis (ISTH) para incrementar la concienciación sobre la Trombosis Venosa Profunda, y que en Puerto Rico promueve Medtronic, buscando educar tanto a médicos como a pacientes, sobre los impactos, riesgos, maneras de prevenir y combatir esta condición.

La Trombosis Venosa es una condición en la que los coágulos sanguíneos se forman, casi siempre, en las venas profundas de las piernas (Trombosis Venosa Profunda – TVP) y pueden desplazarse a través del sistema circulatorio hasta llegar a los pulmones (TromboEmbolia Pulmonar – TEP). Existen dos clasificaciones de Trombosis, la venosa (TVP) y la arterial (TA), dependiendo de la zona donde se presenten los trombos.

En la actualidad, hasta el 60% de los casos de la enfermedad Tromboembólica Profunda son asociados a las hospitalizaciones, siendo la principal causa de muerte prevenible en un hospital. En Estados Unidos y Europa, la enfermedad Trombosis Venosa Profunda o Trombosis, cobra más vidas que el SIDA, el cáncer de próstata y mama, y los accidentes automovilísticos combinados. A nivel mundial, se presentan más de 10 millones de casos nuevos cada año. Estimando que en la Nación Americana se reportan unos 600,000 eventos tromboembólicos anualmente; podemos asumir cuando menos unos 8,000 evento anuales en Puerto Rico.

Según el doctor Jorge Martínez Trabal, cirujano vascular y endovascular de Ponce, “esta condición es altamente prevenible con un manejo adecuado del riesgo y una apropiada profilaxis. El protocolo de prevención siempre debe ser una prioridad”.

El manejo adecuado del riesgo tiene que ver, explica Martínez Trabal, con la activación de un protocolo para sus diferentes niveles de riesgo. “Entre los factores altos de riesgo se tienen la hospitalización, la cirugía y los periodos extensos de inmovilidad; por ejemplo, es importante moverse de vez en cuando en los vuelos de larga duración. El tener más de 50 años, historia familiar de la enfermedad, haber sufrido de cáncer o recibido quimioterapia y el uso de medicamentos con estrógenos; se consideran factores moderados. También deben tenerse en cuenta otras condiciones como la obesidad y el embarazo o haber tenido un parto recientemente como otras posibles causas”.

Según Martínez Trabal, “en Puerto Rico, existe un sub – registro importante de la Trombosis Venosa Profunda, sobre todo, porque no se piensa en los factores de riesgo que pueda presentar el paciente y que dan pie a que la Trombosis aparezca con mayor facilidad. Nuestras cifras pueden estar por arriba del 40%, si tomamos los casos de mayor riesgo y la gran mayoría pasan desapercibidos”.

En esta jornada de reflexión sobre la Trombosis Venosa Profunda, es importante que cada persona conozca los factores de riesgo para poder prevenirlos, y así, a la más mínima sospecha, recurra al médico para realizar una evaluación completa para determinar las causas y el tratamiento.

Get in Touch

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Escriba el código de la imagen *

spot_imgspot_img

Related Articles

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD