spot_imgspot_img

Las imágenes moleculares y las condiciones que afectan la función del corazón

Por: Dra. Sandra Gracía, DABNM, DABNC

La angiografía con células marcadas (MUGA, por sus siglas en inglés), es uno de los estudios más simples y útiles en la evaluación de los problemas de función cardiaca.  Durante este estudio, sincronizamos los latidos del corazón por medio de un electrocardiograma y una computadora, con las imágenes del corazón latiendo, para evaluar la contracción de los atrios y de los ventrículos durante cada etapa. Estas pruebas nos permiten ver cómo se mueven las paredes de los ventrículos y calcular la función de los mismos.  El paciente no necesita ninguna preparación y, aún si fuese necesario sedar a los infantes o a los niños pequeños, obtenemos los mismos resultados.

Aunque el paciente, adulto o niño, tenga arritmias cardiacas, los sistemas nuevos que utilizamos nos permiten evaluar adecuadamente el flujo de sangre por el corazón. Este estudio se usa para calcular la fracción de expulsión de los ventrículos, evaluar los cambios que ocurren como resultado del uso de medicamentos o luego de quimioterapia, y también para evaluar cuando hay problemas de las válvulas cardiacas mitral o aórtica.  Es útil para verificar el corazón cuando estas válvulas no pueden repararse de inmediato debido a la edad del paciente o a otras condiciones y nos permiten evaluar los cambios en la función del corazón después de que se repara la válvula.

Una vez se adquiere la información, se miran las imágenes para ver si hay defectos en el movimiento de los ventrículos y sus paredes. Se hacen varios análisis por medio de la computadora que nos ayudan a ver cambios que apenas se pueden percibir a simple vista.  Calculamos la diferencia entre la fracción de sangre en los ventrículos durante las fases de dilatación o diástole, y la contracción o sístole.  Las diferencias entre cada etapa se comparan de un ventrículo a otro y, cuando comparamos las diferencias entre el ventrículo izquierdo y el derecho, logramos medir la severidad de los problemas de función de las válvulas.

Múltiples estudios publicados demuestran que el MUGA es de los mejores en  valor predictivo para pacientes que han sufrido infartos cardiacos.  Es no invasivo, corto y con baja exposición a radiación.  La técnica es simple, es económico y la información es muy útil para pacientes de todas las edades.

La autora cuenta con 25 años de experiencia en Medicina Nuclear e Imágenes Moleculares con un peritaje en Incidentes de Radiación.

Get in Touch

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Escriba el código de la imagen *

spot_imgspot_img

Related Articles

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD