spot_imgspot_img

Manteniendo la belleza y la salud ante las tentaciones navideñas

Dra. Montserrat Rodríguez

Por: Dra. Montserrat Rodríguez

Especialista en Nutrición Integral y Holística

Los días navideños tienen como excusa principal reunir a la familia en un ambiente cargado de nostalgias, tradiciones y deseos de compartir regalos, comidas o bebidas. Es una época donde hasta los más anacoretas o estrictos librarán una batalla para no sucumbir ante las tentaciones que incluyen las reuniones sociales. Para poder salir triunfantes de esta lucha necesitamos planificar una estrategia desde el día antes del evento.

Una manera de racionalizar el asunto es manejarlo como si fuera una cuenta bancaria, es decir, no gastar más de lo que podremos reponer. No debemos ingerir más calorías de las que usaremos, pues el balance sería una acumulación de libras adicionales en nuestro cuerpo e incluso la salud podría verse afectada.

«Las fiestas navideñas son más que comida y trago. Existen razones maravillosas como disfrutar de la compañía de la familia y amigos».

Les presento estos consejos que serán de mucha utilidad a la hora de comer:

1. Eliminemos los «adornos de las mesas»

Es muy típico que en las mesas servidas encontremos los comestibles como parte de la decoración: una gran variedad de nueces, salsas, dips, mantequilla o cremas que no tienen valor nutritivo, pero sí valor calórico. La verdad es que NO son necesarias para completar el plato principal que vamos a degustar. Pasemos por alto estos «adornitos» y estaremos ahorrando calorías.

2. Usemos ropa escotada, atrevida o ajustada al cuerpo: Cuando mostramos un poco más nuestro cuerpo aumentamos la atención sobre nosotros. ¿Estarán viéndonos en la  fiesta o en la reunión? No hay nada más vergonzoso que el hecho de que nos «pillen» algún rollito o pancita en una posición descuidada… Si además agregamos a nuestro vestuario algo que tengamos que cargar en la mano como un chal, cartera, etc., tendremos una mano ocupada que no podrá ser utilizada para llevarnos bocadillos a la boca.

3. La goma de mascar está permitida: Si eres de los que no puedes tener la boca quieta, acude a este viejo truco. Busca la mejor alternativa: pocas calorías, baja en azúcar, etc. Mantén una buena porción en la cartera o bolsillo.

4. Seamos selectivos a la hora de comer: Si no te mueres por el bocado que tienes de frente, no lo comas. De seguro encontrarás algo más saludable que realmente te guste, lo disfrutarás y tendrás menos remordimientos al comerlo. Dale prioridad a las comidas que no puedes disfrutar durante el año y deja al lado las que están disponibles todo el tiempo.

5. No saltes comidas: Come normalmente durante el día de la fiesta. Si saltas las comidas con la intención de salvar calorías para el gran momento, la consecuencia será que comerás el doble, pues te sentirás con permiso de hacerlo. Llegarás con un hambre feroz que te obligará a comer desde el primer pasapalo hasta el último postre.

6. Take it easy: Al llegar a la fiesta no des la impresión de un reo recién liberado.  Comienza tomándote un vaso de agua con gas y un pedazo de cáscara de limón. Luego tómate unos 30 minutos para acercarte al bar. Disfruta lentamente el primer trago. Acércate al menú para evaluar las opciones y escoge cuidadosamente lo que comerás. Esto hará la velada más relajada.

7. Agreguemos diversión: Pensemos en actividades más divertidas que comer como juegos, bailar, recrear la tradición de Navidad con oraciones, canciones, etc.

8. Alternar bebidas alcohólicas con agua: De esta manera bajaremos las calorías, disminuiremos la concentración del alcohol, bajaremos la toxicidad a las mismas y no tendremos resaca al día siguiente… ¡pura ganancia!

9. Evita los aperitivos: Concéntrate en el plato principal. Así lo podrás disfrutar sin sentimientos de culpa. Si necesitas comerte algo acude a las opciones más sanas como vegetales, frutas o una pequeña cantidad de nueces.

10. Limita la variedad: Limita los grupos de alimentos. Lo mejor es tener de 2 a 3. Está demostrado que la variedad estimula el apetito y podemos terminar comiendo más de un plato a la vez si lo llenamos demasiado.

Por último, recuerda que las fiestas navideñas son más que comida y trago. Existen razones maravillosas como disfrutar de la compañía de la familia y amigos.

Get in Touch

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Escriba el código de la imagen *

spot_imgspot_img

Related Articles

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD