spot_imgspot_img

Madres solteras, dignas de admiración

madres-solteras-reportemedico

Por: Johanna A. Roldán Rivera

Especial para Reporte MEDICO

La situación económica y los despidos masivos que presenta el país afectan de manera significativa a aquellas mujeres que son madres solteras. En la actualidad estos títulos han cambiado sus significados. Sin embargo, dentro de la sociedad estas mujeres enfrentan unos retos sociales aun dentro de una economía floreciente.

El levantarse en la mañana, preparar los hijos y las hijas para ir a la escuela, prepararse para ir a trabajar o para recibir su carta de despido, conseguir dinero y velar por todo lo que tiene que ver con los menores. ¡Fuerte! Pero, las mujeres que enfrentan estos retos con dignidad y con la energía del privilegio de mujeres tienen muy poco reconocimiento por su labor. Son ellas merecedoras de admiración y de respeto.

El estrés que enfrentan éstas madres y mujeres, pueden llevarlas a padecer de depresión. Esto es una enfermedad y no son muestras de debilidad o de “changuería”, no es aburrimiento por falta de trabajo. Es una enfermedad, tratable y que puede reflejarse en diferentes partes de nuestros cuerpos.

De acuerdo con la doctora Mariely Nieves Rivera, especialista en psicología clínica, “La depresión es un desorden del ánimo que puede afectar a cualquier persona, sin embargo, existen tasas significativamente mayores en las mujeres. Según diversos estudios recopilados por la Organización Mundial de la Salud, la presencia de la enfermedad es dos veces más frecuente en mujeres que en hombres”, señala.

Esto se debe a múltiples factores y entre estos a la carga emocional de las muchas responsabilidades que llevan sobre sus hombros. Según la doctora Nieves Rivera hay varios factores que determinan que una persona está deprimida.

La persona experimenta por dos semanas o más, seis o más de los siguientes:

• Tristeza persistente y profunda, llanto excesivo y sensación de “vacío”

• Pérdida de interés o placer en actividades que antes disfrutaba, incluso en las relaciones sexuales

• Inquietud, ansiedad, irritabilidad

• Sentimientos de culpa, de minusvalía, desesperanza y pesimismo

• Dormir demasiado o muy poco

• Pérdida de apetito o peso, o ingesta excesiva de comidas y aumento de peso

• Disminución de energía, fatiga y cansancio

• Pensamientos de muerte

• Idea o intentos de suicidio

• Dificultad para concentrarse, recordar o tomar decisiones

• Dolores físicos persistentes

Menciona la doctora Nieves que la población de madres solteras responden a exigentes estresores diarios ya que en muchas ocasiones no cuentan con el apoyo necesario. Sus vidas, responsabilidades, ansiedad se unen en ocasiones a un sentimiento de soledad, angustia, ansiedad y falta de apoyo. Esto hace que sean propensas a padecer de depresión.

De acuerdo con Nieves Rivera existe tratamiento para la depresión. Este puede incluir psicoterapia individual y farmacoterapia. Puede combinarse con terapias de grupo, grupos de apoyo, musicoterapia, psicodanza, yoga, e hipnosis entre otras.  

Causas de la depresión

Factores Genéticos:

Existe un mayor riesgo de padecer de depresión clínica cuando hay un historial familiar de la enfermedad, lo que indica que se puede haber heredado una predisposición biológica.

Factores bioquímicos:

Las personas con depresión mayor típicamente tienen desequilibrios de ciertas substancias químicas en el cerebro, conocidas como neurotransmisores. Es por eso que la depresión puede ser inducida o aliviada con ciertos medicamentos.

Factores ambientales:

Los siguientes se han definido como factores que contribuyen a la depresión: la pérdida de un ser querido, problemas en una relación, problemas económicos, o un cambio significativo en la vida. A veces el comienzo de la depresión ha sido asociado con el de una enfermedad física aguda o crónica y puede preceder el desarrollo de una adicción o ser consecuente a ésta.

Factores Psicosociales:

Las personas con ciertos rasgos de personalidad tales como pesimismo, baja autoestima, sensación de falta de control sobre las circunstancias de la vida y tendencia a la preocupación excesiva son más propensas a padecer de depresión. Estos atributos pueden maximizar el efecto de las situaciones de estrés o interferir con la capacidad de enfrentarlas o reponerse de las mismas. En el caso de la mujer, la crianza y las expectativas relacionadas con el género femenino pueden contribuir al desarrollo de estos rasgos.

Get in Touch

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Escriba el código de la imagen *

spot_imgspot_img

Related Articles

Featuring Recent Posts WordPress Widget development by YD